Bienvenido a la web de la UPCT

Alumnos de Arquitectura plantean una residencia para Menores No Acompañados en el Barrio de la Concepción

Los estudiantes de la asignatura de Proyectos I, que este curso ha tenido como marco social la población de menores inmigrantes acogidos en España, también han diseñado un jardín inclusivo y una biblioteca
Publicada el 08.jun.2020

Un jardín inclusivo, una pequeña biblioteca y una residencia para menores extranjeros en situación de desprotección en el barrio de la Concepción de Cartagena, son las tres actuaciones planteadas por los alumnos de primer curso de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) en la asignatura de Proyectos I. Los estudiantes expusieron el pasado miércoles sus planteamientos a los menores del Centro de Protección de Menores Rosa Peñas, de la Fundación Antonio Moreno, situado en la pedanía murciana de Santa Cruz.

 

«Estos proyectos responden al planteamiento de la asignatura de responder, desde los primeros cursos del grado la idea de que la Arquitectura puede y debe solucionar espacialmente problemas contextuales», señalan las profesoras María Pura Moreno y Patricia Reus. «Así ha sido siempre, y así debe de seguir siendo», apostillan. Este curso ha tenido como marco social la población de Menores Inmigrantes acogidos en España.

 

Los estudiantes de la UPCT han planteado el jardín como un espacio inclusivo para la relación de estos menores con los vecinos. La pequeña biblioteca, como centro de aprendizaje del idioma español y como equipamiento cultural del barrio. La residencia, como un lugar para acoger a los niños y adolescentes extranjeros.

 

Para proyectar la residencia, los alumnos de Proyectos I reflexionaron sobre el habitar individual, y el habitar compartido. Para ello redibujaron su propia habitación, y a continuación la transformaron en un espacio para compartir con tres personas más. Una vez diseñada esa unidad conjunta, el ejercicio derivaba en un agrupamiento de esos espacios habitacionales, añadiéndoles unos servicios básicos mínimos, como comedor, gimnasio y zonas de esparcimiento, dentro de la parcela señalada en el enunciado.

 

Reus y Moreno, profesoras del área de Proyectos Arquitectónicos, concluyen que los resultados obtenidos, pese al confinamiento y las clases online, han sido «importantes, tanto desde el punto de vista gráfico como desde la reflexión arquitectónica. A ambas circunstancias se les ha añadido un componente social tan contemporáneo como la situación del habitar de niños solos».