Flecha para ir a la noticia anterior
  Flecha para ir a la noticia siguiente

Bienvenido a la web de la UPCT

Inteligencia artificial y tecnología regional para mitigar la propagación del virus en la hostelería

La Comunidad Autónoma financia con más de 600.000 euros un proyecto, liderado por la UPCT, para relanzar la confianza en restaurantes, cafeterías y hoteles como espacios seguros frente al Covid-19
Leanne Miller, Eduardo Salas y Pedro Javier Navarro con algunas de las cámaras que van a utilizar.
Leanne Miller, Eduardo Salas y Pedro Javier Navarro con algunas de las cámaras que van a utilizar.
Boton ver imagen en grande
Publicada el 12.feb.2021

Sensores y dispositivos basados en Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas (IoT) y otras tecnologías de última generación se instalarán en los establecimientos hosteleros de la Región para medir la distancia social, grado de ocupación, detectar coronavirus en aguas residuales, tomar temperatura de los clientes o determinar el número de las partículas en aire.

 

Estas son algunas de las actuaciones encaminadas a la detección temprana del coronavirus que se realizarán para evitar la propagación del SARS-CoV-2 en estos establecimientos. De esta forma, Administración y ciudadanos podrán recuperar la confianza en hoteles, restaurantes y cafeterías. Esta actuación se desarrollará en los próximos 18 meses a través de un trabajo de investigación, liderado por la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), que acaba de comenzar. El Gobierno Regional financia los trabajos con más de 600.000 euros procedentes de fondos europeos, a través de la estrategia RIS3Mur. Toda la tecnología empleada será probada y desarrollada en la Región.

 

Las pruebas del proyecto "Sistema inteligente en sector HORECA (Hoteles, Restaurantes y Cafeterías) para minimizar el riesgo de contagios víricos tipo SARS-CoV-2” se realizarán en el hotel Sercotel Alfonso XIII, de Cartagena. 

 

Este hotel será el primero que instalará unos dispositivos electrónicos que  permitirán a la Administración, empresarios y ciudadanos conocer en en tiempo real los niveles de desinfección del local, la ocupación de los espacios, el análisis de las partículas en el aire, la presencia de restos de virus en aguas residuales y la monitorización de la temperatura de los clientes y el personal del establecimiento de manera no invasiva.

 

Entre las actuaciones novedosas, figura que, a través de smartglasses, el personal del establecimiento tome la temperatura del cliente, simplemente mirándole”, explica el profesor investigador responsable, Pedro J. Navarro, del grupo DSIE (División de Sistemas e Ingeniería Electrónica).

 

Navarro señala que este proyecto “HORECoV-21 desarrollará tecnología propia: diseñada, programada y comercializada por empresas murcianas. “Evitará situaciones difíciles como la que vivimos durante la primera ola del coronavirus en la que no podíamos adquirir según qué materias primas debido al bloqueo de componentes procedentes de fabricantes chinos”, señala.

 

Participan en este proyecto investigadores del Instituto de Biotecnología Vegetal (IBV) y profesores de Turismo de la UPCT. El consorcio está integrado por el Centro Tecnológico de Mueble y la Madera de la Región de Murcia (CETEM), HOP Ubiquitous S. L (HOPU), BioSafe S.L (BIOSAFE), Hotel Sercotel Alfonso XIII (HAXIII), Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo (HOSTEMUR).

 

Para desarrollar el proyecto, se han contratado ya a dos ingenieros industriales, egresados de la UPCT. Se contratará a otros dos titulados en Turismo.

 

HORECoV-21 (2I20SAE00082) está financiado a través de la Convocatoria de Ayudas públicas destinadas a financiar los proyectos Estratégicos contemplados en la Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente – Estrategia RIS3Mur por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo en el marco del Programa Operativo FEDER Región de Murcia 2014-2020 en el marco Objetivo Temático 1. Reforzar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación en un 80% y con fondos propios de la CARM en un 20%.