Bienvenido a la web de la UPCT

El benjamín de los makers durante la crisis del COVID-19

David Ayala, de 13 años, colabora como voluntario con la UPCT en la impresión en 3D de material sanitario
Publicada el 25.mar.2020

Tiene solo 13 años estudia en Maristas, en Cartagena, pero ya destaca por su entusiasmo por la robótica y la impresión 3D. Tal es el caso que David Ayala, hijo de Eva García, que es Personal de Administración y Servicios de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), se ha unido con la UPCT al movimiento coronavirusmakers.org para participar a través del grupo regional CV19-FAB-MURCIA en el proyecto A.I.R. E. (Ayuda Innovadora para Crear Respiradores).

David puede colaborar en el proyecto gracias a la impresora 3D que tiene en casa y  con la ayuda de su padre, también un gran aficionado a la tecnología. “Me la pedí para Reyes después de haber asistido a un un curso de robótica organizado por Talliot, en la Escuela de Industriales de la UPCT”, asegura el joven que comenta que a raíz del curso aprendió a manejar este tipo de impresoras y que ha continuado formándose con vídeos de Internet.

Sin embargo, la idea de participar en el proyecto A.I.R.E surgió, cuenta Eva García, a través de las informaciones publicadas en la web de la Universidad sobre dicho proyecto. “Le escribí un e-mail a Lola Ojados pidiéndole participar para que David aprovechara el tiempo libre en casa y que, además, pudiéramos hacer algo útil también por los demás. Nos puso en contacto con Víctor Martínez y le metieron en el grupo y le han ido ayudando a aprender a usar el programa de impresión para poder fabricar bien el material”, explica agradecida del trabajo que está realizando la Universidad para ayudar en la crisis sanitaria.

El benjamín del grupo ya lleva fabricadas unas diez viseras. Como no puede salir de casa por el confinamiento, se distribuye el tiempo entre sus obligaciones y sus aficiones. Por la mañana la dedica al estudio y a hacer los deberes que tiene del instituto, mientras que por las tardes disfruta jugando a los videojuegos, preparando trucos de magia y estando pendiente de cómo va la impresión de las viseras en 3D.

“Me siento muy contento de poder ayudar a la gente y de estar aprendiendo más sobre impresión 3D”, afirma seguro de que él lo que quiere estudiar en un futuro es Ingeniería.