Bienvenido a la web de la UPCT

La UPCT saca a licitación la obra y explotación de su nueva residencia universitaria

Abierto el plazo para presentar ofertas de remodelación del antiguo edificio administrativo de Sor Francisca Armendáriz
Publicada el 01.ago.2019

La Universidad Politécnica de Cartagena ha remitido para su publicación en el Diario oficial de la Unión Europea y en el perfil del contratante la licitación de la remodelación del antiguo edificio administrativo del Ayuntamiento, sito en la calle Sor Francisca Armendáriz, detrás del Rectorado, para su conversión en residencia universitaria. Las empresas interesadas tienen hasta el 19 de septiembre para presentar ofertas para concurrir a la adjudicación conjunta de la redacción, dirección y ejecución de las obras y posterior explotación de la residencia durante un máximo de 40 años.

La nueva residencia de la UPCT contará con un mínimo de 210 habitaciones, que superan a las 198 con que cuentan conjuntamente las actuales dos residencias, a las que sustituirá. Se espera que las plazas disponibles se incrementen en un 20%. Este curso académico se han ocupado todas las habitaciones de Alberto Colao y se ha tenido que reabrir la residencia de la calle Caballero.

El coste de las obras de adecuación del edificio fue estimado en 8,3 millones de euros en el plan de viabilidad económica que elaboró a principios de año una empresa interesada en la explotación y que fue aceptado por la UPCT y sometido, al igual que un anteproyecto de la obra, a los preceptivos plazos de exposición pública sin recibir alegaciones.

La residencia, cuyos usuarios preferentes serán los estudiantes y resto de miembros de la comunidad universitaria, contará con una cafetería-comedor, salas de estudio y de trabajo en grupo y salas de ocio y juegos. Se exige también a las empresas concurrentes servicios de conserjería y vigilancia 24 horas todos los días y limpieza semanal de todas las habitaciones.

El pliego de condiciones elaborado por la UPCT incluye también requisitos específicos para garantizar la calidad del servicio de manutención, como la elaboración casera de los menús, que no podrán ser congelados ni precocinados y en los que se deberán evitar los fritos.

Las habitaciones, que podrán ser individuales, dobles o apartamentos, tendrán un espacio mínimo de 15,20 y máximo de 24 metros cuadrados, y estarán equipadas con camas de 90 por 200 centímetros, mesa de estudio y silla ergonómica, entre otros elementos del mobiliario.