La Politécnica registró un resultado negativo de 1,9 millones en 2020, según el balance aprobado hoy por el Consejo Social

Pese a todo, la UPCT paga en once días a su proveedores
El vicerrector de Economía, durante la aprobación de las cuentas en el Consejo Social.
El vicerrector de Economía, durante la aprobación de las cuentas en el Consejo Social.
Publicada el 22.Jul.2021

El Consejo Social de la UPCT ha aprobado este mediodía, tras el visto bueno dado unas horas antes por el Consejo de Gobierno, el balance y la cuenta de resultados de la Politécnica de Cartagena en 2020, cuyas cifras han sido auditadas por la empresa especializada Mazars.

La UPCT vuelve a destacar por la celeridad de sus pagos a proveedores, que cobran de media a los once días de la presentación de la factura en registro, en línea con lo logrado en años anteriores. “Es una garantía para las empresas que nos ofrecen bienes y servicios”, resalta el vicerrector de Economía, Juan Francisco Sánchez.

La Politécnica muestra así que gestiona adecuadamente sus finanzas para acometer sus pagos, pese a que las cuentas reflejan nuevamente “el déficit de financiación que arrastramos desde hace años”, lamenta el vicerrector. En concreto, la UPCT tuvo en 2020 un resultado negativo de 1,9 millones de euros, siguiendo la tendencia de ejercicios anteriores.

“Es inaplazable, y así opina también la Comunidad Autónoma, iniciar cuanto antes la negociación de un nuevo plan plurianual de financiación que contemple y dé respuesta a esta falta estructural de recursos para acometer los gastos e inversiones imprescindibles para el correcto funcionamiento de la universidad”, señala el responsable económico de la UPCT que, no obstante, ha valorado positivamente la senda iniciada por la CARM con aportaciones presupuestarias puntuales derivadas de fondos autonómicos, nacionales y europeos.

La UPCT contuvo en 2020 sus gastos en todas las partidas, salvo en la de personal. Dicho incremento se debe a que, pese a mantener el número de empleados, se ha tenido que hacer frente al crecimiento vegetativo de la plantilla y el incremento salarial de las nóminas de los empleados públicos establecido desde el Gobierno central.