Flecha para ir a la noticia anterior
  Flecha para ir a la noticia siguiente

Bienvenido a la web de la UPCT

El estudio del concurso de acreedores de una pyme refleja la estigmatización social del fracaso empresarial

El Trabajo Fin de Grado del alumno de ADE Rafael González Venteo ha analizado el caso de la empresa Proinsemur
Publicada el 27.oct.2020

La ineficiencia del concurso de acreedores para salvar empresas en crisis y la estigmatización social que supone para los responsables de las empresas quebradas es la conclusión del Trabajo Final de Grado (TFG) en Administración y Dirección de Empresas (ADE) de Rafael González Venteo, recientemente expuesto en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

El alumno de la Facultad de Ciencias de la Empresa ha realizado un estudio de caso del concurso de acreedores que llevó a la extinción de la micropyme Proinsemur durante la anterior crisis económica. El estudiante ha analizado los estados contables de la compañía, identificando como principales causas del fracaso empresarial la mala planificación financiera y el contexto económico, y ha entrevistado al responsable de la firma, José Luis Carrillero, hallando muestras del extendido estigma del fracaso empresarial.

“A diferencia del planteamiento de la Comisión Europea, que entiende el fracaso como parte del ciclo económico del desarrollo empresarial, el empresario se sintió criminalizado y advirtió rechazo a nivel profesional y sociofamiliar”, explica el autor del trabajo.

“A raíz del concurso de acreedores aparecieron problemas de confianza y autoestima, lo que desincentiva al emprendedor a intentar de nuevo una aventura empresarial, dejando un potencial negocio fuera del mercado, debido al diseño actual del concurso de acreedores”, señalan los director del TFG, Antonia Madrid y Horacio García, quienes resaltan que el trabajo se corresponde con las líneas de interés de la Cátedra de Emprendimiento Santander-UPCT.

La tesis doctoral de este último investigador ya reveló que un 94% de los concursos de acreedores registrados en 2016 acabaron con la liquidación de las sociedades concursadas.