> Noticias >CURSO TEÓRICO-PRÁCTICO: EL TRABAJO EN EQUIPO: RESPONSABILIDAD, PARTICIPACIÓN E INCLUSIÓN

CURSO TEÓRICO-PRÁCTICO: EL TRABAJO EN EQUIPO: RESPONSABILIDAD, PARTICIPACIÓN E INCLUSIÓN

04-03-2019
Imagen de la noticia

CURSO TEÓRICO-PRÁCTICO: EL TRABAJO EN EQUIPO: RESPONSABILIDAD, PARTICIPACIÓN E INCLUSIÓN

 EL VOLUNTARIADO Y EL TRABAJO EN EQUIPO:

 El Trabajo en equipo: Claves en la acción social para el fomento de las actitudes solidarias comprometidas e inclusivas. Los valores esenciales que se trabajarán para el desarrollo de relaciones humanas armónicas en el trabajo en Equipo serán: la Responsabilidad, participatividad y la inclusividad

La responsabilidad. Una persona responsable significa ser capaz de tomar decisiones conscientemente, llevar a cabo conductas que persigan mejorarse a uno mismo y/o ayudar a los demás. Y lo más importante, una persona responsable acepta las consecuencias de sus propios actos y de sus propias decisiones.

Ser responsables nos aporta muchos beneficios. Ayuda a conseguir objetivos y metas en cualquier ámbito de la vida. La responsabilidad permite crear valores y ayuda a dirigir las riendas de tu vida.  Ser una persona responsable ayuda a ser honestos, autónomos y más confiables.

La participación. El ser humano es un ser sociable. En nuestro día a día nos rodeamos de personas y colaboramos con muchos círculos: la familia, compañeros, amigos, etc. Participamos, de una manera u otra, en todos ellos; incluso en esferas sociales que provienen de la administración, como pagar impuestos, votar, etc. Y es que, con cada una de nuestras participaciones, condicionamos el futuro y nuestro entorno, es decir, nuestra sociedad. El voluntariado, por tanto, se convierte en la oportunidad de participar de manera activa en un cambio social hacia el compromiso positivo de mejorar lo que ocurre en nuestro entorno y el futuro.

La inclusividad. Reconocer la diversidad y valorar positivamente las diferencias nos remite a un nuevo marco cultural, amplio y flexible en el que se reconozcan, respeten y acepten las múltiples singularidades.

La educación inclusiva se centra en la persona, en sus capacidades, en sus fortalezas, huye del diagnóstico homogeneizador y excluyente que solo sirve para etiquetar, se centra en propuestas de eliminación de barreras, de igualdad de oportunidades, de diseño universal, de personalización del aprendizaje, con ajustes razonables y apoyos necesarios en entornos y escuelas accesibles.

DURACIÓN

El curso tiene una duración de 12,5 horas de las cuales 7,5 son presenciales y 5 son prácticas e informe.