Aparatos para la enseñanza de las leyes físicas del siglo XIX

GANOT, A. Tratado elemental de Física experimental y aplicada

Laboratorio de Física I.E.S. Ibáñez Martín

PILA DE WOLLASTON

COLECCIÓN

Electricidad

FUNCIONAMIENTO

La pila de Wollaston o pila de bocales es otra modificación de la de Volta y sirve para suministrar electricidad. Permite tenerla en funcionamiento sólo el tiempo que se usa. Las placas de zinc y de cobre no están soldadas más que por sus bordes, o bien por una parte de éstos, terminando las placas de cobre por una lengüeta que se suelda con el zinc. Estas placas se hallan encorvadas de manera que se introducen verticalmente en bocales de vidrio llenos en parte de agua acidulada; pero el zinc y el cobre que entran en un mismo frasco pertenecen a pares diferentes (fig. 469). A partir de la derecha del dibujo, una laminita de cobre C se suelda con una gruesa placa Z de zinc, y ambas constituyen el primer par. Una segunda lámina de cobre a, de la misma anchura que el zinc, lo envuelve sin tocarlo, y va a reunirse con una lengüeta de cobre o, soldada con un segundo zinc Z y formando con él el segundo par. El zinc de éste se halla envuelto a su vez por una placa de cobre d, que va a soldarse con un tercer zinc, y así sucesivamente se reúnen todos los pares que se quieran. La figura a la cual nos referimos, representa una pila de 16 pares, reunidos paralelamente en dos series de a 8. El primer cobre C, soldado con un zinc, representa el polo negativo, y el positivo corresponde al último cobre m, el cual, por no estar en contacto con ningún zinc, se limita a quitar al líquido el fluido positivo que le da el último par. Fijos todos los pares en un travesaño de madera que puede subir o bajar según se desee entre cuatro pies, se levanta aquél cuando no se quiere que funcione más la pila. Comúnmente se carga el agua de los bocales con 1/16 de ácido sulfúrico y 1/20 de ácido azótico: este último origina una corriente más constante cediendo oxígeno al hidrógeno que produce la descomposición del agua y oponiéndose de esta suerte a un depósito dañoso sobre el cobre de los pares.

APLICACIONES

Galvanoplastia.    Para reproducir en cobre una medalla, se toma una cuba llena de una disolución saturada de sulfato de cobre, y puestas encima dos barritas de latón B y D (fig. 489), que comunican, una con el polo negativo y la otra con el positivo de un par de Bunsen se suspende de la primera el molde m, y de la otra una lámina de cobre C. Cerrada así la corriente, se descompone el sulfato de cobre: su ácido y el oxígeno del óxido van al polo positivo, mientras que sólo el cobre va al negativo, depositándose lentamente sobre el molde m. De esta manera, pueden suspenderse muchos moldes a la vez. A las cuarenta y ocho horas está cubierto el molde por una capa de cobre sólida y resistente, pero no adherente. Sin embargo, para impedir por completo la adherencia, es preciso antes de la operación impregnar el molde con un cepillo fino, aplicado muy ligeramente encima de un cuerpo graso, o pasarle rápidamente por una llama resinosa que deje en él un depósito de materia extraña.    El dorado por medio de la pila  consiste en sumergir la pieza en un baño de oro y sólo difiere de la galvanoplastia, en que la capa metálica que logra depositarse sobre los objetos que hay que dorar, es mucho más delgada y más adherente.      Se ha variado mucho la composición de los baños; pero el que más se usa, consta de 1 gramo de cloruro de oro y de 10 de cianuro de potasio, disueltos en 200 gramos de agua. Para mantener el baño a un grado constante de concentración, se suspende del electrodo positivo una lámina de oro, que se disuelve a medida que la disolución deposita su oro sobre las piezas que comunican con el polo negativo.      Plateado: Todo cuanto acaba de leerse acerca del dorado galvánico se aplica exactamente al plateado, no existiendo más diferencia que en la composición del baño, que consta de 2 gramos de cianuro de plata y 10 de cianuro de potasio, disueltos en 250 de agua. Del electrodo positivo está suspendida una placa de plata que impide que se empobrezca el baño, y en el negativo se encuentran, muy limpias, las piezas que hay que platear.

BIBLIOGRAFÍA

DELGADO, Mª ÁNGELES, LÓPEZ, J. DAMIÁN Y OTROS: La recuperación del material científico de los gabinetes y laboratorios de Física y de Química de los institutos y su aplicación a la práctica docente en secundaria, en XXI Encuentros de Didáctica de las Ciencias Experimentales. Servicio editorial UPV, 2004, pp.361-380.

GANOT, A. Tratado elemental de Física experimental y aplicada. Octava edición. Librería Carlos Bailly-Bailliere. Madrid, 1880, pág. 667-669.

FELIU Y PÉREZ, B. Curso elemental de Física experimental y aplicada y nociones de Química Inorgánica. Sexta edición. Imprenta de Jaime Jepus, Barcelona, 1886, página 420.

Página inicial