Bienvenido a la web de la UPCT

Buceando entre peces singulares y fondeando en playas naturales en los cursos de verano de la UPCT (fotos)

Cuarenta alumnos se instruyen en el Centro de Buceo de la Armada, preparándose para obtener títulos habilitantes en buceo y navegación
imagen de la noticia
Un alumno del curso de navegación a bordo de un velero.
Publicada el 09.jul.2018

Bajo un mar calmo en un soleado día de julio y con una agradable temperatura del agua de 23 grados, una treintena de buceadores noveles se instruye buceando entre peces luna, peces piedra, meros, bonitos, rayas, pulpos, erizos y estrellas de mar y “una morena como mi brazo”, en palabras de uno de los asombrados alumnos del curso de verano de buceo de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), que se imparte en el Centro de Buceo de la Armada (CBA). [Galería de imágenes]

Poco después, en la misma reserva natural de la isla de las Palomas, en la virginal costa que se extiende entre la Algameca y el Portús, otro grupo de alumnos, pero del curso de navegación marítima, realiza prácticas de fondeo en una playa natural bajo la atenta mirada de un cormorán.

Ambos cursos, de tres semanas de duración, dan la posibilidad a los alumnos de obtener títulos habilitantes. El FEDA de dos estrellas, que acredita como buceador experimentado y permite bucear en profundidades de hasta 30 metros acompañado por un buceador de cualquier nivel, para quienes realizan el curso de buceo. Mientras que quienes realizan el de navegación se preparan con clases teóricas y prácticas cada día para lograr el título de Patrón de Embarcaciones de Recreo (PER), tanto de motor como de vela, con atribuciones para gobernar embarcaciones de hasta 24 metros de eslora. Además, los alumnos podrán volver en septiembre para repasar la teoría antes del examen del PER.

“Siempre me ha llamado la atención el buceo y este curso está muy bien, te da un título y 4,5 créditos ECTS”, señala Luis Ávila, uno de los estudiantes de la UPCT que se ha aprovechado de la oferta de cursos de verano. Otros dos alumnos del grado en Arquitectura Naval e Ingeniería de Sistemas Marinos están realizando el curso de buceo en el CBA, donde realizan las inmersiones con hasta un instructor por cada dos buceadores noveles.

Las inmersiones incluyen prácticas de parada de descompresión y son progresivamente más complejas, iniciándose, durante la primera semana, en piscina. El objetivo es que los alumnos evaluen sus acciones bajo el mar con ‘acutocrítica’ para evitar riesgos.

“Lo mejor es que el personal militar tiene mucha experiencia e inculca muchas recomendaciones de seguridad”, recalca Javier Martínez, que trabaja en seguridad del astillero de Navantia y está realizando el curso de navegación tras haber realizado el de buceo anteriormente. “Son habilidades que me pueden ser útiles”, reflexiona.



El curso de navegación se realiza utilizando barcos militares y también civiles, incautados por narcotráfico, con potentes motores fueraborda de hasta 500 caballos, así como con veleros. E incluye prácticas de fondeo, aprendiendo a evitar dañar las hélices con las rocas y a buscar un buen lugar donde anclar el barco, y de atraques y desatraques en puerto.

“Lo bueno es que todos los días hacemos prácticas”, destaca el alumno Aniano Rodríguez. “Yo no me compraré barco, pero puede que sí alquile algún día para salir con los amigos”, argumenta para motivar su inscripción en el curso.

Entre las recomendaciones de seguridad sobresale la necesidad de llevar walkies para comunicarse. “Siempre puedes tener una emergencia y no te puedes fiar de la cobertura del móvil”, afirma el sargento primero Juan Ramón Segura. “En la mar hay que aplicar la lógica, como en la carretera”, añade antes de advertir que “los valientes están todos en el cementerio”.