Hola

«Conciliar es poder dedicar a tus hijos el tiempo que necesitan durante los primeros años de su vida»

08.mar.2018

 

En 2015 estaban dedicados por completo a su trabajo y sus hobbies, viajaban, leían… Tres años después son padres de dos bebés. Tienen las mismas obligaciones laborales y ahora las compaginan con un escenario familiar bastante diferente. Y la paternidad y la maternidad les ha hecho entrar en el club de los que se despiertan, como muy tarde, a las 6 de la mañana.



Pedro Luján, jefe de Becas, y Beatriz Marín, jefa de Relaciones Internacionales, consideran que trabajar en la Función Pública les permite conciliar, tanto como hombre como mujer, pero que aún queda mucho por hacer y no sólo en la esfera pública y laboral, donde hay mucho espacio de mejora. Hay ventajas, que apuntan en una conversación mantenida hoy, con motivo del Día Internacional de la Mujer, pero también hay necesidades por cubrir. Beatriz tiene muy claro que conciliar “es poder dedicar a tus hijos el tiempo que necesitan durante los primeros años de su vida”.



Trabajar en la Función Pública “nos permite disfrutar de algunos privilegios’: horario flexible hasta los 12 años, condiciones laborales que te permitan para hacer frente a un imprevisto con los nuestros niños, poder pedir excedencias por cuidado de hijos”. En este sentido, “nuestros amigos que trabajan en el sector privado tienen más difícil la conciliación”.



“Debemos avanzar”
Sin embargo, “aún deberíamos avanzar”, apostilla Luján. “Yo echo de menos una guardería que permita a profesores, alumnos y PAS dejar a sus hijos y, si no se cubren las plazas porque la edad del colectivo va aumentando, se puede ofertar a familias externas”, resalta.
Los dos también echan de menos otras opciones como la prolongación de la flexibilidad de la jornada durante los años de escolarización obligatoria, el teletrabajo en aquellos puestos que lo permitan y otro anhelo: que algunas horas no sean recuperables del horario flexible.



Beatriz, licenciada en Derecho, apunta que a su juicio hay que emprender un cambio importante. “Empezando por la duración de las bajas de paternidad y maternidad”, indica.



Pedro y Beatriz también se refieren a otras cuestiones como la mejora de la financiación de las guarderías o situaciones que, pese a tener el horario flexible, son difíciles. Entre ellas: “Cuando tu hijo tiene 12 años, ¿Le dejas solo en casa a las siete de la mañana? Pues depende de dónde vivas te ves obligado a pagar a una cuidadora”, señalan.



Tenemos un reto importante que afrontar: el descenso de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida, comenta Beatriz. “Es el suicidio demográfico. Va a ser un problemón en la sociedad occidental”, apostilla Luján, licenciado en ADE.



Y en un día internacional de la mujer, Beatriz recuerda que “es cierto que las madres llevamos el peso y la organización de la carga familiar”. Sin embargo, “nuestros amigos están plenamente volcados en la educación y las tareas del hogar y aunque el hilo conductor suela ser la madre, qué decir tiene, el papel de la pareja es fundamental”.