«Formar parte de la red internacional de Estudiantes Erasmus ha hecho que una empresa de Rotterdam se fije en mí»

11.ene.2017

 

Cuando Alexey Pudovkin entró a formar parte de la Erasmus Student Network (ESN) de la Universidad Politécnica de Cartagena poco podía imaginar que a través de esta asociación conseguiría su primer trabajo. Pudovkin, que tiene 29 años y está terminando la carrera de Ingeniería Civil en la UPCT, empezará a trabajar este mes en la empresa Housing Anywhere, en Rotterdam.

Esta ‘startup’, que tiene financiación europea y opera también en países como Brasil y América del Norte, se fijó en él a raíz de los contactos que la ESN entabla con empresas de alojamiento de diferentes países. “Al formar parte de la ESN se han fijado en mí”, dice al tiempo que añade que a través la red internacional de Estudiantes Erasmus “se hacen muchos contactos”.

Su primer contacto con la ESN fue durante su estancia como estudiante Erasmus en Polonia. Cuenta que al llegar al país, estudiantes de la universidad polaca en la que se formó le mostraron la ciudad, sus servicios y le ayudaron con los trámites. “Les pregunté si tenía que pagarles algo por ello y me dijeron que no, que eran voluntarios”, afirma. Además, señala que se trata de una especie de servicio comunitario que ofrecen los estudiantes universitarios de manera desinteresada. “Sin la ESN serían un caos las primeras semanas en cualquier país extranjero”, añade.

Para él, el hecho de que la Politécnica de Cartagena pertenezca a la red nacional de ESN es “muy importante para la imagen de la Universidad”, ya que advierte que hace que la UPCT sea “más visible” y crezca año tras año en el número de estudiantes extranjeros que atrae. “He estado en reuniones en Europa con otros miembros de la ESN y es impresionante, es muy útil pertenecer a la asociación, aprendes mucho”, dice.

Ahora se enfrenta a un nuevo reto. Esta vez a nivel laboral. “Me desenvuelvo bien en público y no creo que me vaya mal”, indica también consciente de que terminará sus estudios en la Politécnica de Cartagena. “Para mí eso es lo primero y la empresa lo sabe”, concluye.